Servicios Personales

¿POR QUÉ COACHING PERSONAL?

Si estas aquí es por que estas en un momento difícil, de incertidumbre o complicado y te cuesta encontrar las herramientas para superarlo o simplemente no sabes cómo definir tus propios objetivos, tu propio camino.

Quiero decirte que no eres un ser extraño. Es mucho más común de lo que creemos.

También es importante que sepas que el primer paso para solucionar una situación es reconocerla. Y tú ya has dado ese primer paso llegando hasta aquí. Enhorabuena.

Yo te ofrezco lo mejor de mí para ayudarte a que alcances lo mejor de ti. Mi formación personal y profesional, que no cesa, mi bagaje y mi experiencia.
Los caminos que te propongo, yo los inicié hace mucho tiempo y son apasionantes.

El descubrimiento del posible rasgo PAS (persona altamente sensible). Disfrútate

Controvertido, excesivamente simplificado y manoseado, el término PAS es el acrónimo de un rasgo de personalidad que engloba a personas altamente sensibles. En numerosas ocasiones asociado erróneamente con personas con altas capacidades, aunque pueden confluir ambas características en una misma persona, o con personas muy sensibles pero que no tienen el rasgo PAS. En la infancia, con frecuencia se diagnostica erróneamente con TDAH o trastornos del espectro autista a niños con el rasgo PAS.

Se estima que aproximadamente un 20% de la población tiene este rasgo que implica alta intensidad emocional que se dispara incluso ante leves estímulos, gran empatía llegando a percibir como propios estados emocionales de otros seres, profundidad en el proceso de la información y alta percepción de sutiles detalles, generalmente vinculados a la conducta no verbal, debido a la gran sensibilidad percibida por uno o varios sentidos que les lleva a la sobreestimulación.

La simplificación en la divulgación del rasgo, algunos aspectos socioculturales, el entorno en el que se desarrolla el individuo y otros rasgos de personalidad con los que se combina, abren dos posibles vías de gestión y conducta de las personas que tienen el rasgo PAS: el disfrute de los matices que esa sensibilidad aporta junto a la adecuada gestión de los estímulos y las emociones y sensaciones que emergen o por otro lado auto represión emocional, neurosis, ansiedad, sobre estrés y depresión entre otras patologías.

Definición personal, aceptación, autocuidado, autoconcepto y la gestión de los estímulos son algunos de los puntos clave que te ayudarán a disfrutar de tu rasgo, pues ni es un don divino, ni una patología.

Si quieres saber si eres PAS, lo que implica o cómo puedes gestionar el rasgo…vamos a hablar.

Automatismos existenciales: una vida por inercia

La mayor parte de las decisiones que tomamos en el día a día se basan en patrones de respuesta automáticos que el cerebro utiliza para simplificar y agilizar los procesos mentales economizando energía (Heurísticos) y apoyados en conceptos preconcebidos que condicionan la percepción y resolución (Sesgos). ( Kahneman; Economía de la conducta-. Premio Nobel Economía 2002)

No es difícil comprobar como hay numerosas conductas que adoptamos por “inercia” rutinas en las que en principio podemos sentirnos cómodos pero que a no pocas personas les termina pesando, sintiendo que pasan a estar dominados por esa inercia.

Es demasiado frecuente sentir que nuestra vida se nos escapa, que el día a día se ha convertido en una rutina que pesa, que simplemente caminamos sin destino…Somos conscientes del secuestro que sufrimos por las redes sociales, las nuevas tecnologías y la saturación de la información tóxica que recibimos. La calidad de nuestro pensamiento queda reducida por la saturación de estímulos “aprendiendo a dejar que nos piensen” y abandonándonos al secuestro de nuestro tiempo, la pérdida de la conciencia de nuestra propia presencia y la rutina actitudinal y emocional.

Para recuperar las riendas de nuestras decisiones, nuestras conductas y la edificante sensación de actuar por nosotros mismos no vale con ser conscientes pues a la voluntad racional y el convencimiento de la necesidad del cambio se oponen los heurísticos y sesgos que dificultan la acción, al igual que ocurre con determinadas costumbres, incluso algunas adicciones. Es imprescindible crear nuevos heurísticos que sustituyan a los existentes para que el proceso de transformación sea posible.

Si necesitas romper con las cadenas de la rutina y del vacío existencial, te puedo ayudar

Autoconcepto: quién soy / a dónde me conduzco.

En ocasiones nos sorprende ver cómo tenemos la sensación de que la vida pasa por nosotros en vez de ser nosotros los que pasamos por la vida. Adquirimos unas conductas y sentimientos rutinarios que nos llevan a desconectar de nuestro propio interior.

La autoconciencia consiste en ser capaz de observar, reconocer y comprender las emociones propias. Aunque todos tendemos a considerar que somos autoconscientes, en muchos casos solo prestemos atención a algunas cuestiones superficiales de nuestro interior. Es frecuente que una emoción como el enfado con un ser querido pueda encubrir emociones de inseguridad, abandono, miedo o desconfianza.

Para desarrollar la autoconciencia emocional, que es la base de la inteligencia emocional, es necesario profundizar en nuestras motivaciones, aprender a reconocer y comprender correctamente sin enjuiciar nuestras emociones, entender cómo el propio pensamiento las modela y modula para condicionar el comportamiento y adquirir conciencia de la necesidad de ser coherente entre lo que sientes y expresas, en tu escala de valores y cómo actúas.

Aprender a mirar hacia tu interior, de forma consciente, equilibrada, sin juicio de valor, profundizando en quién eres en verdad y cómo sientes, podrás adquirir autoconciena que te facilitará comprender tus verdaderas emociones, modificar tus percepciones, modular tus pensamientos y cambiar la forma de interactuar contigo mismo y con los que te rodean.

Un viaje hacia el descubrimiento de tu autoconciencia que estoy dispuesto a hacer contigo

¿Cómo es él? ¿Cómo es ella?: Perfilación de personalidad.

Existen numerosas ocasiones en las que te gustaría saber con más profundidad cómo es esa persona por la que te interesas. Incluso cómo debiera ser esa persona que tu buscas para… un puesto de trabajo, un alquiler, compartir un piso de estudiantes….vete tú a saber.
En otras ocasiones, te gustaría saber qué puede significar una determinada conducta recurrente en una persona de tu entorno, personal o profesional y si pudiera tener alguna repercusión que debieras anticipar.

Evidentemente, todos tenemos capacidad para observar y perfilar a las personas pero si te fijas, en ocasiones empezamos mal desde el principio. Un ejemplo: necesitas a una persona para que trabaje contigo en la tienda. Sabes en que consiste el trabajo que requiere esa incorporación y haces una búsqueda activa de personas demandantes de empleo. Un base a los curriculum que te dejan seleccionas a quienes vas a entrevistar y seleccionas a…Y yo te pregunto ¿Tenias definido de ante mano el perfil de personalidad que necesitabas para ese puesto?. ¿tenias establecido el método más adecuado para perfilar a los demandantes del trabajo? ¿Tenías previsto el método de evaluación de la entrevista?. En muchas ocasiones estas tres preguntas no se plantean y atendemos a la inercia de los tópicos: necesito una persona maja, trabajadora, y honrada. No conozco a nadie que vaya a una entrevista y diga que no es trabajadora, honrada y mucho menos maja.

Existen diversos modos de perfilación de personalidad, directos e indirectos, y numerosas formas de acotar los rasgos de personalidad que nos permite entender cómo es la conducta de una persona y como podría llegar a actuar. Por ello, definir a quién buscas, cómo lo hayas y cómo sabes que esa es la persona adecuada es clave en las relaciones profesionales y personales.

La perfilación de personalidad con base científica que te ayuda a definir, buscar y en encontrar o que te explica quién está detrás de una determinada conducta recurrente.

Infoxicación digital: higiene conductual para evitar sufrir una vida virtual.

Se estima que un español esta bombardeado por una media de 30 gigabits de información diaria a través de móviles, redes, publicidad, internet, tv, radio, impresos…Recibimos un impacto publicitario cada 10 segundos (análisis de Neuromedia). Si pudieras medir los bits de información que recibimos en la actualidad de forma directa e indirecta y los pudiéramos comparar con los que recibieron nuestros abuelos comprobaríamos que la información que recibían en un año, hoy nosotros la recibimos cada diez días.

La infoxicación es el exceso incontrolado o la sobrecarga de información que recibimos y que nos dificulta o impide profundizar en cualquier tema de análisis o tomar decisiones. Recibido exceso de información desde distintos medios e intentas atenderla toda pero terminas colapsándote generándote angustia, nerviosismo, malestar por temor a perder información que tal vez fuese importante. O eso crees.

Pues sospechar de sufrir “infoxicación” si en ocasiones te bloqueas y no eres capaz de organizar por donde empezar. También suele ser típico intentar leer en diagonal o muy rápidamente buscando palabras clave, sin profundizar la comprensión que te den pistas de dónde debes entretenerte a leer y cuales debes “saltar”.

Pero lo que es determinante es cuando te das cuenta de que los medios te secuestran y roban tu tiempo y ya no controlas cuando es momento de desconectar provisionalmente del teléfono, del WhatsApp. ¿Cuántas veces miras el teléfono, las redes, cuántas frustración esperando una respuesta virtual…?

Si quieres entender porque nos infoxicamos o si ya te aprietan las dudas. Si deseas controlar tu tiempo y la esclavitud de la tecnología. Si deseas lograr tu propio criterio para decir cuándo y cuánto. La infoxicación digital se sobrepone con gestión, organización, con fortaleza individual, objetivos personales y en esta contienda te puedo ayudar. Recupera tu tiempo.

Te ayudo a redescubrir que lo inmediato no es lo mismo que lo imprescindible y además no se debe anteponer a lo importante.

Ir arriba